Las características principales que deben tener los mejores hornos de leña para pizza.

 In Blog, Noticias

El horno de leña sin duda le da cien vueltas a los otros tipos de hornos por varias razones. Antes que nada, puede alcanzar temperaturas muy altas, distribuye el calor de manera uniforme y la leña le da a la pizza un toque extra que dejará picuetos a tus invitados.

Pero, sobre todo, el horno de leña es el aparato para conseguir la verdadera pizza napolitana, con todo lo que esto conlleva en términos de arte y cultura.

El tradicional horno de leña para pizza está hecho de ladrillos y cemento, encastrado en la pared de la cocina o en el espacio exterior, pero ahora existen muchos tipos de hornos de pizza cuyo rendimiento se acerca al de los hornos profesionales. En este artículo, nos centraremos en las características fundamentales que debe tener un horno de pizza para cumplir con sus promesas.

¿Por qué elegir un horno de leña para cocinar la pizza?

Veamos ahora cinco razones por las que la pizza es mejor cuando se cocina en un horno de leña.

1. Satisfacción personal

Manejar un horno de leña es una fuente de satisfacción personal porque elegir la leña adecuada, limpiar después de hornear y gestionar la temperatura del horno a medida que baje son tareas que requieren un poco de aplicación. Y pues hay el fuego que siempre ha fascinado la especie humana tal vez porque su control fue una etapa fundamental en su evolución.

2. Capacidad de alcanzar altas temperaturas

La multitud de platos que puedes cocinar en un horno de leña es casi ilimitada pero, sobre todo, es el mejor aparato para cocinar la auténtica pizza napolitana suave por dentro y crujiente por fuera a 450°C en menos de dos minutos.

3. El sabor ahumado

Quemar leña aporta a la comida matices diferentes de aromas que realzan su sabor original; además la leña es una fuente de energia limpia, renovable y neutra en carbono.

4. Showcooking

Si quieres organizar un espectáculo en cocina, no hay mejor aliado que un horno de leña frente a los invitados que dan vueltas y observan cómo se hacen las pizzas a mano para descubrir tus secretitos.

5. Resistente al paso del tiempo

El horno de leña se basa en una tecnología sin complicaciones así que no es de extrañar si dura toda la vida siempre que se mantenga y limpie correctamente.

Diez características clave de un horno de leña para cocinar una pizza de alta calidad.

Ahora examinemos los factores que debemos considerar al elegir un horno de leña para pizza. Nos centraremos principalmente en elementos estructurales y conceptuales que influirán en el rendimiento y las funciones de estos aparatos.

1. Forma y dimensiones

Normalmente, la forma del horno de pizza es semiesférica para facilitar la circulación del aire en su interior. La forma de la cúpula crea una bolsita donde el aire caliente generado por el fuego circula por encima de la pizza y transfiere el calor por radiación. El calor llega desde la parte inferior hasta la parte superior de la cúpula y luego se redirige hacia abajo para cocinar las pizzas de manera uniforme en pocos minutos. Además, el calor de las brasas es absorbido por los materiales refractarios del horno por conducción. Las dimensiones estándar de un horno de leña son 1,5 m de diámetro interno (60’’), pero hay muchos otros tamaños disponibles según la cantidad de pizzas que quieras cocinar.

2. Materiales

El horno de leña está hecho de materiales refractarios que son materiales capaces de resistir altas temperaturas, absorber y retener el calor. También son de suma importancia para resistir el choque térmico cuando las temperaturas cambian muy rápido.

3. Peso y estabilidad

El peso depende de los materiales usados para la construcción del horno. Los pizza lovers se desviven por los hornos de obra que alcanzan temperaturas muy altas y tienen una gran masa térmica, pero los hornos portátiles son una excelente alternativa para llevar el horno donde quieras.

4. Boca y puerta funcionales

La boca del horno debe ser lo suficientemente grande como para meter y sacar la comida y manejar fácilmente el fuego, pero no tan grande como para desperdiciar calor. Con la puerta se controla el flujo del aire y, como resultado, la temperatura del horno. Debe estar equipada de un tirador resistente al calor y bastante pesada para ser estable al ponerla en un ángulo de la boca o cuando está entreabierta.

5. Velocidad de calentamiento

La velocidad a que se calienta el horno depende de sus características estructurales, del tipo de leña o de la capacidad de manejar el fuego. Un buen horno de leña alcanza y mantiene altas temperaturas.

6. Bajo consumo energético

La leña es una fuente de energía barata y renovable. Solo quema leña de buena calidad y sazonada y disfutarás de su eficiencia energética y ecológica.

7. Cocción uniforme

Como ya hemos visto, la cocción de la pizza ocurre simultáneamente desde abajo, por conducción térmica y desde arriba a través de la radiación. Para conseguir una pizza perfecta, debes equilibrar las dos para que la parte inferior y la cobertura se cocinen al mismo tiempo. Por lo tanto, un horno que combina la alta temperatura y las propiedades de los materiales refractarios proporciona una cocción uniforme que es crucial para cocinar muchas pizzas a la vez.

8. Velocidad para volver a la temperatura de funcionamiento

Al hornear, el calor se transfiere desde la solera a la pizza causando una leve disminución de la temperatura en ese punto. Si tienes que cocinar una barbaridad de pizzas hay que considerar la perdida de calor de la solera y la velocidad a la que volverá a la temperatura adecuada para que no haya una cocción nada homogénea.

9. Retención del calor

El horno de leña retiene el calor tanto tiempo que una vez que la pizza esté hecha, puedes manejar la curva de temperatura descendente para hornear tropecientos platos diferentes como pan a 250°C, asado o pescado a 180°C y así sucesivamente. ¡Vaya suerte sacar el máximo partido de tu horno de leña!

10. Mueble de exterior de diseño

Un horno de leña es un aparato de cocción que también sirve como mueble para darle vida a tu jardín o patio y convertirlo en lugar para celebrar fiestas gastronómicas con tus amigos.

En conclusión, si realmente has decidido comprar un horno de leña, debes tener en cuenta estos factores: considera tu estilo de vida, tus aspiraciones y tus posibilidades económicas y luego compra el mejor horno que te puedas permitir.

No olvides que cocinar con el horno de leña no es una ciencia exacta, así que usa tus sentidos, confía en tu criterio y ajusta las cosas a medida que sigas adelante para aprovechar a tope esta experiencia.